Nadie es ilegal - criminalización en el norte de África y España

Contenido

Introducción

1. Novedades en las regiones

1.1 Ruta Atlántico

1.2 Tánger, Ceuta y Estrecho de Gibraltar

1.3 Noreste de Marruecos: de Nador a Oujda

1.4 Argelia

2. Naufragios y personas desaparecidas

 

Introducción

Debería causar sorpresa, pero no es así, que países capitalistas en el seno de un orden capitalista traten de criminalizar una actividad comercial. Entendiendo esta actividad comercial, como el desplazamiento de personas, del punto A al punto B a cambio de una retribución económica. Resulta difícil identificar el delito en una actividad similar, aún cuando el punto A se sitúa en África y el punto B en Europa. Las autoridades estatales en los puntos de llegada se obstinan en impedir la entrada de la gran mayoría de las personas que quieren ejercer su derecho a viajar. Al mismo tiempo, ha aumentado la criminalización de quienes facilitan los viajes, calificando estos desplazamientos de crimen o delito. La acción de facilitar el viaje, apenas debería tener importancia legal en el lugar de destino, ya que al fin y al cabo, las personas viajan entre Estados autónomos e independientes con jurisprudencia propia. En este informe analizaremos como, justamente, sucede lo contrario.

Esto no quiere decir que no haya ninguna forma de delito. Si vendo un billete para un viaje en barco que es manifiestamente innavegable, no le proporciono el equipo de seguridad o de navegación adecuado, o simplemente no pongo suficiente combustible para el trayecto, puedo ser culpable de poner en peligro su vida por imprudencia. Sin duda, también existen convenios marítimos internacionales que establecen las normas mínimas que deben cumplir los propietarios y los capitanes de las embarcaciones.Es cierto que (vease) una vez en el Estado español los patrones de las embarciones en cuyos viajes han fallecido personas son considerados responsables y se enfrentan a cargos por asesinato y homicidio. También es cierto que estas condenas pudieran resultar de dudosa legitimidad a la vez que vengativas. Pareciera que el compromiso con los convenios marítimos internaciones de las autoridades europeas, incluido el estado español, se haya difuminado, al menos en lo que se refiere a las personas que entran a Europa por su puerta trasera.

Salvamento Marítimo, la agencia civil española que participa en los rescates marítimos junto y bajo el mando de la Guardia Civil, es quizás la única autoridad que queda en la frontera sur de la UE que aún tiene un compromiso con los tratados internacionales. En contraposición con quien ejerce ahora el mando de las operaciones SAR, tal y como fuimos testigos en los hechos acontecidos en la Isla de Tierra y El Peñon Velez de la Gomera, ignoraron el derecho que tienen las personas a solicitar protección internacional una vez acceden a territorio español.

Parece claro que el deseo del Estado español de perseguir a las personas por delitos asociados a la migración irregular no surge de un profundo compromiso con el Estado de Derecho, sino que surge del deseo de restringir y controlar la movilidad de las personas. Ese deseo es autoritario y desde hace mucho tiempo ha sido un rasgo distintivo de los Estados miembros de la UE, materializado en aprobar leyes que criminalizan la salida irregular de personas del territorio africano. Ahora bien, aunque ni Marruecos ni Argelia sean bastiones de la libertad, el recrudecimiento de la presión sobre las personas que intentan abandonar sus territorios y de aquellas que facilitan su salida, se hace en colaboración con los gobiernos europeos, en particular con el francés y el español. El objetivo es, sobre todo, impedir la movilidad de las personas procedentes de África, vengan del norte o del sur del Sáhara, pareciera que los gobiernos europeos no quieren personas de origen africano en Europa. En la medida en que no nos sorprende la criminalización de las personas procedentes de África que intentan abandonar el continente en el que nacieron, es porque nos hemos tragado la lógica racista de las potencias europeas y de sus socios en los parlamentos africanos.

Fue Arendt quien, en Los orígenes del Totalitarismo, observó que es más fácil salir de un Estado que entrar en otro. Llamaba la atención sobre el hecho de que estar físicamente presente en un territorio no es suficiente para ser reconocido legalmente en él. El problema, tal y como lo veía Arendt, es que alguien sin estatus jurídico en cualquier parte del mundo es una no-persona. Para Arendt, no es porque seas una persona que tienes derechos, es que sólo cuando tienes derechos eres una persona. No tenemos que seguir a Arendt hasta el extremo de su metafísica para reconocer, junto con ella, que cualquier persona que esté excluida de la protección legal está también expulsada de la comunidad humana. Si no tienes estatus jurídico, corres el riesgo de sufrir la violencia más extrema. No cuentas y los poderosos pueden hacer contigo lo que quieran. Por eso las personas que se desplazan son objeto de una violencia atroz, tanto física, como psicológica y, especialmente si eres mujer, violencia sexual, y, como mostramos en este informe, están criminalizadas.

Esta criminalización se visualiza en las escandalosas condenas impuestas, a los acusados por “tráfico de personas” a través de una burla de proceso judicial. Pero esto es sólo la manifestación visible de una política de rechazo todavía más profunda. La lógica racista que gobierna nuestro mundo, si eres de origen africano sólo se reconocerá tu limitado status jurídico a condición de que te quedes en tu sitio. Si te atreves a desafiar esta lógica al tomar tu futuro en tus manos y ejercer tu derecho a la libre circulación, perderás el limitado status jurídico que disponías y serás criminalizada o criminalizado. Sin embargo nos solidalizamos con quienes toman esa decisión y asumen ese riesgo. Creemos firmemente, tal y como nos recuerda Elie Wiesel, que ningún ser humano es ilegal. Construiremos un mundo basado en este hecho.

1. Novedades en las regiones

1.1 Ruta Atlántica

Situación en el mar

“Nunca dejo de concienciar a los migrantes sobre la ruta hacia Canarias, la ruta más mortífera de España. Desde agosto han desaparecido muchos barcos y cientos de migrantes entre Dakhla, El Aaiún, Tarfaya, Guelmim y Tan Tan. Sus familiares y sus seres queridos no dejan de llamarnos solicitando información, siempre esperando un milagro como el que ocurrió recientemente cuando se encontró un cayuco después de haber pasado cinco días en el mar.”

Esta declaración de A., activista de Alarm Phone en El Aaiún, resume la situación en el Atlántico. Mientras que en junio salieron relativamente pocas embarcaciones hacia las Islas Canarias, decenas de embarcaciones han iniciado su viaje cada semana desde agosto. El recuento oficial es ahora de 16.827 llegadas a las Islas Canarias (a 31 de octubre), alrededor de un tercio más con respecto al mismo período de 2020.

 

GRÁFICO: Llegadas en 2021

Fuente: representación propia, basada en datos de ACNUR

 

Estamos de luto por todas las personas que hemos acompañado en sus viajes a lo largo de estos últimos meses y que no lo consiguieron. Todas la personas viajeras a las que intentamos apoyar a lo largo de los días y las noches de estos últimos meses de verano y que no lo consiguieron. Lloramos por las 23 personas que salieron de Bojador el 10/11 de julio, 19 personas subsaharianas y 4 marroquíes, que desaparecieron sin dejar rastro. Otra embarcación con pasajeros marroquíes y del África subsahariana, 47 personas en total, desapareció después de haber salido de Dajla el 28 de julio. No las olvidaremos. Lloramos por las 54 personas, entre ellas 11 mujeres y 3 niños, que partieron de El Aaiún el 3 de agosto. También alertamos sobre otras embarcaciones que partieron de El Aaiún y que nunca llegaron, entre otras las 53 personas que salieron el 13 de agosto y otras 58 personas que salieron el 26 de agosto. Desde el Suroeste de Marruecos, en la zona de Guelmin -Tan Tan partió otra embarcación con 42 personas el 27 de agosto y hasta ahora siguen desaparecidas. El listado, incluyendo los casos de Alarm Phone, es mucho más largo.

A veces las tragedias se materializan en forma de naufragios de gran envergadura sobre los cuales hemos alertado a las autoridades. A finales de agosto murieron 11 personas en el trayecto de Tan Tan a Canarias. Más de 50 perecieron (Helena Maleno cifra el número de muertos en 57) en una embarcación que salió de Dajla el 24 de septiembre. Los otros dos grandes naufragios de este periodo dejaron 42 muertos de una embarcación con 52 personas que partió de Dajla a principios de agosto y otra embarcación con 86 personas que se hundió sin dejar supervivientes a principios de septiembre. Milagrosamente, en la segunda semana de agosto, 32 de las 46 personas que partieron de Dajla lograron sobrevivir 14 días a la deriva y 24 de entre las 38 pasajeras de otra embarcación sobrevivieron 19 días antes de ser rescatadas muy al sur de Gran Canaria.

 

Personas ahogadas en el gran naufragio con 86 viajeros. Fuente: Captura de pantalla de las redes sociales por AP Maroc

 

En cuanto a los puntos de partida situados más al sur, las interceptaciones han sido frecuentes en las costas de  Mauritania. En Senegal, al contrario, casi no ha habido intercepciones últimamente. Pero entre las pocas intercepciones que hemos tenido conocimiento están las 175 personas que fueron estafadas y abandonadas en una isla por unos “proveedores de viajes”. El equipo local de Alarm Phone señala que las últimas grandes interceptaciones se produjeron a finales de julio. Al parecer, hay menos embarcaciones que parten de Senegal. Esto se debe, en parte, a la considerable duración del viaje y a las escasas posibilidades de supervivencia. Muchas de las embarcaciones que salieron de Senegal en los últimos meses se perdieron y acabaron en Mauritania.

Criminalización en el mar

En lugar de hacer todo lo que está a su alcance para detener la muerte en el mar, y proveer de medios a los organismos estatales, se ha aumentado la represión y la criminalización tanto de las personas en movimiento como de los “proveedores de viajes” (Término utilizado por las personas en movimiento para referirse a quienes organizan los viajes o “programmes”).

Desde Alarm Phone, apoyamos plenamente la demanda de más medios de rescate, más personal, más recursos financieros y, por tanto, nos solidarizamos con las luchas de la CGT (Confederación General del Trabajo), el sindicato mayoritario entre la tripulación de la organización de búsqueda y rescate española, Sasemar. Nos enfurece que los estados europeos, la UE y Frontex destinen millones cada año a criminalizar, castigar, deportar y torturar a las personas en movimiento en lugar de equipar adecuadamente a las agencias de SAR.

En los últimos meses, el Estado marroquí ha conseguido interceptar cada vez más personas que partieron del Sáhara Occidental y sur de Marruecos. Varios artículos publicados en el periódico marroquí Yabiladi durante la segunda y tercera semana de octubre muestran que la zona de El Aaiún es de especial interés. En ocasiones se han producido varias interceptaciones al día. Cientos de personas en tránsito han sido detenidas. Más al sur, en el Sáhara Occidental, en Dajla, a finales de septiembre, las autoridades detuvieron a varios miembros de una “red de tráfico de personas”. Uno de los detenidos era un policía, pero, dado que las salidas en esta zona dependen en gran medida del soborno, esto no es ninguna sorpresa.

A pesar de que no ha habido informes sobre detenciones y deportaciones aleatorias de personas detenidas en las calles, esto puede deberse a que a las personas sin papeles les da miedo denunciarlo. En general, si se está en esta situación, las personas salen en grupo para reducir el riesgo de encontrarse con la policía. La situación la resume muy bien Mohammed (no es su nombre real), de Guinea Conakry: “La policía de Marruecos me golpeó y ahora tengo problemas en el cuello. Algunas personas tuvieron suerte y no se encontraron con la policía, pero todos les tememos. Ellos se exceden con nosotros y el presidente les deja hacer lo que quieran, aquí, en Marruecos y en Guinea ”.

Miembros de Alarm Phone en El Aaiún describen la criminalización afecta a las personas en movimiento:

“Cuando se intercepta una embarcación, la policía confisca los teléfonos de todas las personas. Despues, la policía detiene siempre a tres o cinco personas y las acusan de haber organizado el viaje, sin la menor prueba. Se les lleva al fiscal, se emite una orden de detención, luego una investigación y después se les condena y encarcela. Cuando los “proveedores de viajes” son detenidos se enfrentan a penas de prisión de cinco a diez o incluso hasta 20 años. Estos juicios son completamente arbitrarios, sin la presencia de ningún abogado [de la defensa]. A veces, las personas acusadas firman una transcripción sin conocer siquiera su contenido, porque está en árabe. Oficialmente, debería haber un traductor presente. Pero nada de esto se respeta. Las personas migrantes no tienen ningún derecho.”

Además, cuando se trata de personas subsaharianas en tránsito, las muy elevadas condenas no son patrimonio exclusivo de los “proveedores de viajes”. Si no que son utilizadas como herramienta general de represión. Un ejemplo de ello es un joven marfileño que fue condenado a 15 años de prisión por amenazar a un “proveedor de viajes” guineano después de que éste le robara una suma de dinero. El equipo local de Alarm Phone atribuye esta dura represión al reciente cambio del jefe local de la Inteligencia General. Un cambio que ha provocado que cada vez más “proveedores de viajes” subsaharianos sean perseguidos.

En Mauritania la situación es similar, según el equipo local de Alarm Phone:​​​​​

​​ “Las penas de prisión para los “proveedores de viajes” suelen ser de seis años, con un mínimo de cinco. Pero como hay corrupción en todas partes, los proveedores pagan un soborno y luego son deportados a su país de origen en lugar de ir a prisión. Sus clientes, también son deportados si la embarcación es interceptada. Si quieres visitar a alguien en la cárcel tienes que tener el mismo apellido que el preso, por eso es muy difícil hacer averiguaciones más profundas sobre la situación.”

El estado español sigue una estrategia similar. Las penas de prisión impuestas son muy elevadas en los casos en los que mueren personas en el viaje (por ejemplo, 17 años de prisión para los responsables de que cinco personas perdieran la vida en 2020).

Situación en Canarias

Está claro que se han acelerado los traslados al continente. Esto ha reducido la “crisis” en la recepción de personas en las islas. Debido a la pandemia, a las personas recién llegadas “irregulares” se les ponía en cuarentena obligatoria 15 días antes de su traslado a los campos de refugiados. En marzo de 2021, se podía llegar a esperar hasta seis meses para recibir noticias del Ministerio del Interior sobre su viaje al continente. En octubre de 2021, el tiempo de espera disminuyó a un promedio de aproximadamente un mes. Aunque esta reducción de cinco meses mejora la situación anterior, no se puede comprarar con la duración total del proceso que debe soportar cualquier persona que coja la “puerta trasera” hacia a Europa.

Las personas con pasaporte o una petición de asilo o de solicitud de protección internacional tienen permitido viajar a la España penínsular autonomamente, si no se dispone de alguno de estos documentos la persona deberá permanecer en Canarias. El Estado español intentó restringir la movilidad de las personas llegadas “irregularmente”, pero un tribunal canario dictaminó que impedir que las personas se desplazaran dentro del estado español era inconstitucional. El tiempo para comenzar a formalizar una solicitud de asilo depende de cada isla, pero hemos sabido que el tiempo de espera puede llegar hasta cinco meses.

Además, la falta de asesoramiento legal para quienes deciden abandonar los campamentos sigue siendo un problema. Muchas personas, con el apoyo de la comunidad migrante del archipiélago, familiares o locales, acaban consiguiéndolo. Pero sin el asesoramiento legal adecuado, los procedimientos administrativos para salir de las islas pueden llegar a ser demasiado largos para las personas afectadas. A menudo existe una barrera idiomática y muchas personas tienen miedo de entrar por sí solas a las oficinas de extranjería.

También existen denuncias sobre el racismo policial e institucional. La Asamblea de apoyo a personas migrantes en Tenerife denunció públicamente uno de estos hechos el 26 de octubre. Tras la llamada de una persona a la policía denunciando que tres personas negras estaban con 2 personas blancas, la intervención de la policía acabó con la detención e interrogación del grupo de jóvenes.

Los campos de refugiados han visto reducirse tanto su capacidad como su población, ya que poco a poco se han abierto centros e instalaciones de acogida de larga duración. Estos centros de acogida de larga duración están pensados para complementar “El Plan Canarias”, que a su vez se desarrolló como una respuesta temporal y rápida a las llegadas en 2020.Estos nuevos centros de acogida suelen ser almacenes, edificios, casas o pisos gestionados por grandes ONG. Normalmente están situados en ciudades o en pueblos cercanos a los aeropuertos. Tienen una capacidad media de 100 a 150 personas. Los testimonios de las personas recluidas en estas nuevas instalaciones son mayoritariamente positivos. Son menos estresantes y suponen una mayor cercanía a la vida corriente que los campamentos. Sin embargo, la capacidad de estas instalaciones es limitada y aumenta muy paulatinamente, por lo que sólo las personas más vulnerables han podido acceder a ellas y escapar de los campos. Esperamos que esta tendencia se mantenga y que podamos celebrar el cierre de los campos de refugiados en 2022. Sin embargo, no podemos olvidar que todo el sistema es anómalo, alienante e inhumano. No hay necesidad de castigar a las personas por intentar ganarse la vida en Europa. No son necesarios ni los campos de refugiados ni los centros de acogida de larga duración. En cambio, con independencia del color de la piel o del país de nacimiento, se debe ser libre para trabajar, amar y vivir donde se prefiera.

Moussa, (que tampoco es su nombre real), de Guinea-Conakry, permaneció en un campamento durante dos meses y nos contó lo siguiente:

Imaginaba que la llegada a un nuevo continente sería difícil, pero no te das realmente cuenta de lo que es hasta que estás aquí. Me sorprendió la cantidad de cuarentenas que tuve que hacer, porque en el campamento éramos mucha gente y un positivo significaba que muchas personas tenían que estar también en cuarentena. Nadie me dijo que el viaje no termina cuando llegas a la costa. El viaje dentro de África Occidental a pie, en autobús, en automóvil y luego en patera, es más físico, más arriesgado. Cuando llegué a la costa española todo cambió, y ahora estoy en el camino de la incertidumbre y los papeles. Ya no temo por mi vida, pero ahora mi lucha es mental … la incertidumbre enloquece a cualquiera.”

Pero donde hay represión hay resistencia. Alarm Phone es solo una pequeña parte de una vasta red de proyectos y personas que trabajan para desmantelar la Europa fortaleza. Ismael (no es su nombre real), un joven de Senegal lo cuenta:

“Me siento bendecido por esa gente que me ayudó. Instituciones y gobiernos son lo mismo, hablan pero no hacen nada. Nos criminalizan por hacer algo que ellos pueden hacer cómodamente, moverse […]. Sentí el racismo en Marruecos y también en España, pero siempre hay gente que es amable, y que te hacen sentir como en casa. Significa mucho encontrar la amabilidad cuando te sientes tan perdido. […] Tengo una madre en Senegal y ahora tengo una segunda madre en Canarias, una mujer maravillosa que me abrió las puertas su casa y de su corazón. Me sentía perdido, ahora me siento bendecido.”

Su “mamá española” agregó:

“Algunas personas aparecen en nuestras vidas por algún motivo y pueden irse, pero siempre se quedarán en nuestro corazón. Ismael es un joven luchador, como tantos otros.”

1.2 Tánger, Ceuta y Estrecho de Gibraltar

Debido al intenso control de la frontera y a las frecuentes detenciones en la ciudad de Tánger, son pocos los intentos de cruzar el Estrecho de Gibraltar. Sin embargo, miembros de Alarm Phone en Tánger, informan de varias personas que actualmente están cumpliendo largas condenas por el “crimen“ de intentar cruzar el Mediterráneo. Además, muchas familias están buscando a sus hijos e hijas. A menudo es difícil saber, si las personas desaparecidas se encuentran en prisión o han fallecido. J. de Tánger dice, “El 7 de agosto de 2021 recibimos una llamada de una familia, contándonos sobre la desaparición de su hijo hace dos años y que acababa de enterarse que había sido condenado a una larga pena de prisión en Fes.“, el activista de Alarm Phone sigue explicando, “principalmente se detiene a las personas que organizan las travesías en barco.“

La vida cotidiana sigue siendo un gran reto para la población subsahariana en el norte de Marruecos. En los barrios de Rahrar, Boubana, Misnana y en otros, propietarios que alquilan apartamentos a los “africanos”  también denuncian a la policía local a sus inquilinos. En consecuencia, la policía organiza redadas en los domicilios y detiene quienes allí residen.Los mismos propietarios vuelven a alquilar las mismas casas a otras personas subsaharianas y el procedimiento se repite“. La gente no está segura ni en sus casas, ni en las calles. Por ejemplo, el 10 de septiembre la policía local detuvo a dos mujeres y cinco hombres – que habían venido a hacer unas compras – delante de una tienda “africana”. No está claro lo que occurió después con estas personas.

Las personas afectadas además están muy preocupadas por contagiarse de Covid-19 porque, a pesar de la pandemía, la policía continua llenando autobuses y expulsando a un gran número de personas. “En Tánger estamos sufriendo mucha represión policial a pesar de la Covid-19, con sus variantes nuevas y más peligrosas“, dice K. de Tánger. Por ejemplo, el 26 de agosto, 15 hombres y una mujer con su hijo fueron detenides. La mujer y su hijo fueron liberades antes que el autobús forzosamente desplazara el resto del grupo a Marrakech.

En tal contexto, cada vez parten menos embarcaciones desde Tánger en dirección a España. Esta tendencia se remonta con el comienzo de la pandemía, cuando aumentaron los controles particularmente en las regiones fronterizas del norte de Marruecos. Como consecuencia, la mayoría de las personas que intentan cruzar a Europa se trasladaron al sur del país o al Sáhara Occidental. Es más fácil encontrar un sitio en una embarcación en estas regiones, pero las numerosas tragedias en la travesía altántica muestran que es mucho más difícil cruzar por esta ruta.

Miembros de AP siguen comprometidos con la causa.

“Creemos que crear conciencia sobre la seguridad y riesgos en el mar es muy importante para la supervivencia de muchas personas que plantean irse – independientemente si parten de Tánger o del Sáhara Occidental“. Pero los miembros de AP en Tánger están exhaustes. “La vida cotidiana para las personas negras en Tánger es muy dura, especialmente debido a la Covid-19, esto está impidiendo todas nuestras actividades y hace muy difícil que podamos contactar con las personas en tránsito.“

Una de los mayores problemas para personas sin documentos en el reino de Marruecos es su estrategia de vacunación. Sigue siendo muy difícil ser vacunada sin papeles o sin tarjeta de residencia. Esto no solo aumenta el riesgo de infección por Covid, sino también impide adquirir un certificado de vacunación que actualmente, se exige en casi todas las grandes tiendas y para obtener citas en muchas oficinas estatales. J. de Tánger nos cuenta que

“confrontada con esta situación, mucha gente está desesperada. Aunque sea difícil actualmente, el equipo de AP Tánger tiene previsto de reiniciar sus actividades para apoyar mejor a las personas afectadas y sensibilizar sobre sus derechos a las personas en movimiento.”

A principios de agosto hubo una trágica muerte en Tánger. El 6 de agosto se encontró el cadáver de un ciudadano senegalés en la playa de Tánger. Y. de Tánger informa que  “el 25 de agosto de 2021, nuestro hermano fue enterrado en el cementerio de Mujahidine en Tánger.“ Aunque cada vez menos, aún hay personas subsaharianas en tránsito continúan viviendo en los barrios de Mesnana y Boukhalef, éstos siguen siendo los bastiones de las personas que permanecen en la ciudad, esperando su oportunidad para cruzar. K. de Tánger está convencida que incluso con la fuerte represión hará Boza (victoria en vambara) algún día, no pierden la fe.

Alarm Phone también atendió algunos casos alrededor de Ceuta, el enclave español a 70km al este de Tánger. En la mañana del 18 de julio Alarm Phone estuvo en contacto con un grupo de personas que embarcaron cerca de Ceuta. Al final fueron detenidas por la Armada marroquí.

Alarm Phone regularmente recibe llamadas de amigues y familiares en busca de sus seres queridos. El 12 de agosto nos llamó una familia de Marruecos que buscaba desesperadamente a un joven que había salido de Ceuta la noche del 11-12 de agosto en dirección a España. Se fue con tres personas más en un kayak, pero su familia no ha podido ponerse en contacto con él desde entonces. Ni la familia, ni nosotras hemos encontrado ninguna información sobre el grupo. No sabemos si esta madre y padre pudieron encontrar a su hijo.

El 11 de septiembre, Alarm Phone recibió la información de que una persona intentaba llegar a Ceuta a nado. Supimos más tarde que cuando se alertó a Alarm Phone, la persona a nado, de nacionalidad marroquí, ya había sido detenida por la Guardia Civil y devuelta a Marruecos.

A finales de septiembre una persona murió intentando llegar a nado a Ceuta. Fuimos contactados por un familiar el 21 de septiembre alertándonos de una persona desaparecida. Partió de Ksar al Sghir (una pequeña playa entre Tánger y el complejo industrial Tánger Med el 20 de septiembre de 2021 a las 15:00 horas (hora local). El tiempo no era favorable. Durante varios días intentamos averiguar sin éxito lo que había sucedido. El MRCC Rabat conocía ya la existencia del caso antes de que les avisáramos, pero nos comunicaron que no habían encontrado a nadie en esa región. El 7 de octubre de 2021 nos enteramos de que el mar había arrastrado un cadáver a la costa en Ceuta. El cuerpo podría ser el del hombre desaparecido.

El equipo de Alarm Phone en Tánger informó sobre la muerte de Didier Makaula, de 34 años, en Rabat. Su caso demuestra las consecuencias de la criminalización de las personas en movimiento por parte de las autoridades marroquíes. El 26 de agosto de 2021, Didier Makaula fue arrestado brutalmente por agentes de las fuerzas auxiliares marroquíes. En ese momento necesitaba atención médica y tenía la intención de ir al hospital Soussi en Rabat porque tenía fiebre alta. A pesar de mostrar a los agentes su expediente médico que detallaba la urgencia y complejidad de su estado, fue internado en una celda. Aunque su estado de salud empeoraba y se suplicó su liberación, el 29 de agosto el joven, junto con otras personas del sur del Sahara fue obligado a subir a un autobús que lo trasladadó a Agadir. En la tarde del día siguiente, gracias a la ayuda y la movilización de algunos compañeros, Didier Makaula pudo coger un autobús de regreso a Rabat con la esperanza de llegar finalmente al hospital. Desafortunadamente, la solidaridad no fue suficiente puesto que su salud estaba en estado tan crítico que Didier Makaula murió en el autobús.

Damos nuestro apoyo a su comunidad que expresó su conmoción y tristeza en Facebook por otra muerte innecesaria:

“La comunidad subsahariana de Marruecos se enfrenta a otra tragedia, LA MUERTE SÚBITA DE DIDIER MAKAULA NOS HA DEJADO EN SHOCK Y AFECTADOS. El joven DIDIER MAKAULA acaba de perder la vida en circunstancias INIMAGINABLES.

La comunidad subsahariana (los “africanos”, como son denominados por los locales) se despierta este domingo 29 de agosto de 2021 en medio de una confusión generalizada y una conmoción abrumadora. Y por una buena razón. Acaba de perder un hijo, un hermano, un padre y un amigo….

La trágica y violenta muerte de DIDIER MAKAULA, no sólo deja atónita a la comunidad “africana”, sino que sobre todo realza el velo sobre el trato inhumano y degradante del que son víctimas los “africanos” durante los controles de identificación. DIDIER MAKAULA SÓLO TENÍA 34 AÑOS”

1.3 Noreste de Marruecos: de Nador a Oujda

Los casos de Alarm Phone de travesías marítimas desde la región de Nador hacia la España peninsular siguen siendo escasos. Anteriormente, estas rutas solían estar muy concurridas.

Se han atendido seis casos durante el período que abarca este informe. Dos de los casos eran de viajeros que intentaban cruzar desde Nador en una moto acuática, ninguno de ellos lo consiguió. En el primero, tres viajeros tuvieron dificultades y finalmente fueron rescatados por la Armada marroquí. En el segundo, el 15 de agosto, otros tres viajeros partieron en moto de agua pero tras tener también problemas nadaron hasta costas argelinas para salvar sus vidas. Tres embarcaciones con ciudadanos marroquíes consiguieron llegar a España. Dos ciudadanos yemeníes fueron expulsados del islote español Isla del Congreso (véase más abajo).

La situación en la región

Muchos viajeros subsaharianos van desde Nador y los bosques circundantes o desde Oujda y la frontera argelina hasta la ciudad de Berkane. Una vez allí viven en condiciones precarias. La vida en los bosques es especialmente peligrosa para las mujeres y los niños. Las mujeres informan con frecuencia haber sufrido violencia, explotación sexual, detenciones y rechazos en frontera por parte de las autoridades marroquíes.La experiencia común es la de ser retenidos durante días enteros en las celdas de la prisión y luego son liberados por la noche o empujados de vuelta a la zanja en la frontera argelino-marroquí.

En Nador hay detenciones frecuentes de viajeres de origen subsahariano. Si los arrestan, según nuestro equipo local, primero los cachean y verifican sus datos de identidad, después los llevan al centro de detención de Arekmane. Esto es una novedad, ya que anteriormente se los llevaba a la comisaría central de policía o a la gendarmería. Al cambiar el procedimiento, las autoridades marroquíes han impedido la intervención de activistas y organizaciones. Se pueden hacer protestas en la estación de policía, pero Arekmane es mucho más que un agujero negro. Nuestros miembros locales atribuyen este problema al cambio de procedimiento. Testimonios de personas en detención, confiados a AMDH Nador, hablan de prácticas humillantes llevadas a cabo por los responsables del centro de detención. A veces se despierta a los detenidos alrededor de las 2 de la mañana y se vierte agua en las habitaciones donde duermen. Las celdas y los baños están sucios. Se incautan teléfonos y se prohíbe todo contacto con el mundo exterior.

En los bosques de los alrededores de Nador, la situación es tan precaria como siempre. Es difícil encontrar comida y refugio debido a las violentas incursiones periódicas de las fuerzas marroquíes. Muchos viajeros se dirigen hacia el sur, a El Aaiún o Dakhla, ya que es más fácil intentar cruzar por esas rutas. Sin embargo, en julio también hubo una serie de intentos con éxito en la región de Nador. Estos se realizaron saltando las vallas mortales del enclave español de Melilla.

Boza en las vallas

El 12 de julio, alrededor de 130 viajeros subsaharianos lograron saltar las vallas en la zona de Barrio Chino. Unas 80 personas más lo intentaron pero no llegaron a Melilla y de las que unas 20 fueron detenidas por las Fuerzas Auxiliares marroquíes. (Fuente: AP Berkane / Testimonio de uno de los viajeros arrestados).

El 14 de julio, 80 personas intentaron saltar las vallas hacia Melilla, 25 de ellas lo consiguieron. (Fuente: AP Nador) El 22 de julio, 238 personas viajeras subsaharianas, entre ellas muchas nacionales de Sudán y Chad, saltaron la valla hacia Melilla. El 23 de julio, 2 nacionales de Malí, que formaban parte del grupo del 22 de julio, lograron cruzar a Melilla en la zona del Barrio Chino. Ese día hubo otro intento más hacia el norte. Parece que lo consiguieron dos ciudadanos marroquíes. (Fuente: AMDH Nador) El 25 de julio 40 viajeros subsaharianos intentaron saltar la valla en Barrio Chino. Siete de ellos llegaron al enclave español. (Fuente: AP Nador) El 29 de julio, 3 personas subsaharianas lograron saltar las vallas hacia Melilla. Otras tres personas resultaron heridas en el intento y entre 10 y 20 personas fueron detenidas. (Fuente: AMDH Nador) El 17 de agosto casi 60 personas subsaharianas lograron saltar las vallas en Barrio Chino, Melilla, España. (Fuente: AP Nador) El 20 de septiembre 125 personas, la mayoría mujeres y niñes, saltaron la valla del Peñón de Vélez de Gomera. Todas ellas fueron expulsadas. (Fuente: AP, ver más abajo) El 13 de octubre entre 10 y 20 personas saltaron las vallas y las Fuerzas Auxiliares marroquíes detuvieron a otras diez personas. Nuestro equipo local informó que dos personas murieron a manos de las autoridades marroquíes mientras eran perseguidas en coche.Aparte de estos saltos conocidos, de vez en cuando las autoridades y los medios de comunicación hablan de intentos frustrados. Estos informes no pueden ser confirmados por nuestros miembros ni por AMDH Nador a pesar de su constante vigilancia sobre las actividades en la frontera. Las autoridades afirman que el 20 de agosto hubo un salto colectivo de unas 300 personas. No tenemos evidencia de esto y AMDH Nador calificó el comunicado de prensa como una mentira. Dijeron: “No es la primera vez que AMDH Nador observa este tipo de declaraciones engañosas que tienen un solo objetivo: hacer creer a todos que la presión migratoria sobre Melilla sigue ahí y va en aumento a pesar de que todas las estadísticas muestran una clara disminución de boza durante los últimos dos años”. Nuevamente, el 1 de octubre, El Faro de Melilla publicó un artículo en el que afirmaba que se había frustrado un salto de 700 personas en la valla. Esto tampoco pudo ser confirmado por nuestros contactos ni por AMDH Nador.

De vez en cuando, las autoridades marroquíes y españolas se movilizan por la noche con vehículos y un helicóptero contra las personas migrantes que se encuentran lejos de las vallas”, afirma la organización de Derechos Humanos.

Devoluciones en caliente

La noche del 27 de julio, cuatro jóvenes “harraga” marroquíes intentaron llegar a Melilla desde el norte de la ciudad (Barranco del Quemadero), tres de ellos trepando las vallas y uno nadando. Fueron interceptados, detenidos por la Guardia Civil Española y deportados directamente a través de uno de los pasos de la valla. Las Fuerzas Auxiliares marroquíes los estaban esperando y los arrestaron. Uno de ellos dió testimonio sobre el trato recibido a AMDH Nador:

“Alrededor de las 7:30 de la mañana del 28 de julio saltamos las vallas y entramos en Melilla. Inmediatamente después fuimos detenidos por la Guardia Civil que nos ató las manos y nos condujo de regreso a un portón de la valla ubicado en Taourirt, al norte de Mari Ouari. Fuimos recibidos por dos miembros de las fuerzas auxiliares [marroquíes] que nos entregaron a 3 miembros de las FAR [Forces Armée Royales] que nos condujeron a un puesto de control en Taourirt. Allí con las manos atadas, fuimos torturados durante 20 minutos por dos de estos soldados usando sus cinturones y pies, lo que nos causó graves heridas. Luego fuimos entregados a los gendarmes de Beni Chiker quienes finalmente nos liberaron […] … “

Dos de los “harraga” eran menores y todos tenían derecho a solicitar asilo en España, incluso el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha avalado estas ‘deportaciones en caliente’ en la frontera y las considera una acción lícita por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para “salvaguardar la integridad territorial y la protección de las fronteras españolas frente a intentos de entrada irregulares”. El 18 de septiembre, se informó a Alarm Phone sobre dos ciudadanos yemeníes que habían llegado a las 7 de la mañana a las islas Chafarinas. A pesar de nuestra inmediata intervención y contacto con las autoridades fueron expulsados sin posibilidad de solicitar asilo. AMDH Nador hizo seguimiento del caso. Uno de los viajeros testificó ante AMDH:

“Fuimos maltratados por la Guardia Civil en las islas Chafarinas, que se negaron a tratarnos como solicitantes de asilo. Cuando pude llamar por teléfono a un abogado español que quería explicar mi situación a la Guardia Civil, se negaron a hablar con el abogado y confiscaron mi teléfono. Alrededor de las 10:30 am nos llevaron a una patrullera de la Armada marroquí […].”

El estado español y la Guardia Civil considera que las personas que llegan a estas islas inhabitadas son náufragos. Apesar de ser territorio español, Las Chafarinas están en la zona de Búsqueda y Rescate (SAR) marroquí. Al insistir en que son “náufragos” el estado españon matiene la ficción de que la responsabilidad del rescate recae en la armada marroquí. El Defensor del Pueblo criticó rotundamente este enfoque diciendo que las personas en le islas Chafarinas están en territorio español  y que se les debe otorgar el derecho a solicitar asilo. Es una violación del derecho internacional devolver a esas personas a Marruecos. Sobra decir que estamos de acuerdo con el Defensor del Pueblo. Mantenemos la esperanza de que el estado español vuelva a la práctica de trasladar a Melilla a las personas varadas en las Chafarinas para que puedan solicitar asilo.

La Guardia Civil considera que las personas que llegan a una isla deshabitada y aislada después de estar en peligro en el mar deben ser considerados náufragos. Como consecuencia, creen que la responsabilidad del ‘rescate’ recae en la autoridad competente de Búsqueda y Rescate (SAR), en este caso las autoridades marroquíes. El Defensor del Pueblo no comparte la interpretación. Una vez más, el argumento para justificar este tipo de acciones se centra en la lucha contra las mafias y la prevención del llamado “efecto llamada ”, advierte la institución española. El Defensor del Pueblo considera que un rescate sin dilaciones debe tener prioridad sobre otros factores, ya que a menudo los viajeros varados en los islotes se encuentran en condiciones de salud críticas. Sin embargo, argumenta que se debe respetar el derecho a solicitar asilo en España.

El 20 de septiembre, Alarm Phone atendió a 125 personas durante una “devolución en caliente”, en su mayoría mujeres y niños, que habían caminado desde Nador hasta el enclave del Peñón de Vélez de Gomera. Algunas tenían problemas de salud y había mujeres embarazadas lo que las ponía en peligro por la falta de comida y agua y las muy altas temperaturas. Tras saltar la valla algunas personas resultaron heridas. Alarm Phone intentó intervenir ante las autoridades de Melilla para que se respetase el derecho de estas personas a solicitar asilo, pero esas mismas autoridades simplemente los devolvieron a Marruecos aunque todos habían manifestado su voluntad de solicitar protección internacional una vez en territorio español. Este caso muestra una vez más las claras y cotidianas violaciones de los Derechos Humanos que ocurren en las fronteras de la Europa Fortaleza.

Tweet “Quiero pedir asilo”. Fuente: AP Maroc

 

Criminalización

Muchas personas subsaharianas han sido detenidas en Nador y sus alrededores y procesadas como facilitadoras de viajes a Europa desde esa región. Nuestros contactos locales informan que actualmente al menos cinco de los conocidos en la zona como organizadores de travesías marítimas están en prisión en este momento. Otros eran simplemente viajeros independientes y fueron atacados sin razón, capturados, juzgados con pruebas dudosas y condenados a largas penas en las cárceles. La principal motivación parece ser inflar artificialmente las cifras de ‘contrabandistas’ capturados para dar la impresión de que el estado marroquí tiene éxito en el desmantelamiento de las redes de tráfico. Desde octubre de 2018, las autoridades han comenzado a condenar a personas a diez años de prisión. Antes, según nuestros compañeros locales, las condenas eran de tres a seis meses como máximo.

La AMDH Nador ha seguido varios casos de migrantes procesados ​​por el tribunal de Nador. Omar Naji (AMDH Nador) relata: 

“Desde 2018, 2 personas han sido condenadas a 10 años de prisión. Once se encuentran actualmente en la prisión de Selouane en Nador, y una persona fue trasladada recientemente a la prisión de Rabat. Once de estos migrantes subsaharianos fueron detenidos en el mar por ser sospechosos de conducir las embarcaciones. El duodécimo fue detenido en la valla entre Melilla y Beni Ensar y, a pesar de ello, fue acusado de tráfico de personas y condenado a 10 años. Son penas muy duras producto de juicios injustos en los que AMDH Nador ha señalado varias violaciones: el juicio se desarrolló en árabe, la ausencia de un traductor y un abogado durante las sesiones .. ”.

Los condenados son ciudadanos de Senegal, Malí, Burkina Faso, Guinea, Sierra Leona y Mauritania. Nuestro compañero B. conoce a uno de los prisioneros:

“Uno de los procesados ​​es P., ciudadano guineano. Había llegado a Marruecos en septiembre de 2018 y desembarcado en octubre de 2018 en Al-Hoceima, en un barco que transportaba un total de 60 pasajeros. El barco se hundió y solo 30 personas sobrevivieron. Rescatado por pescadores locales, Aboubacar Sidiki Camara se despertó en el hospital y luego fue condenado como la persona que había organizado la travesía. Tenía 15 años en el momento de su arresto.”

AMDH Nador envió cartas a los embajadores de Senegal, Malí, Burkina Faso, Guinea, Sierra Leona y Mauritania en Rabat para llamar su atención sobre los sucesos. Solicitaron a las autoridades que intervinieran visitando a los detenidos para comprender la pésima situación en la que se encuentraban para que luego tomaran las medidas legales que estimaran oprtunass. Cabría entonces esperar que los gobiernos nacionales pertinentes ayudaran a presentar una apelación y/o a proceder a repatriar a sus propios nacionales.

 

Carta al embajador de Sierra Leona, enviada por AMDH Nador. Fuente: AMDH Nador.

 

Ciudadanos marroquíes también son arrestados y procesados ​​por facilitar la trata. El 3 de agosto, por ejemplo, detuvieron a 42 ciudadanos marroquíes que intentaban desembarcar en los alrededores de Kariat Arekmane. Su barco y la gasolina fueron incautados por las Fuerzas Auxiliares marroquíes. Tres viajeros fueron arrestados como supuestos miembros de una red de tráfico organizada. Un miembro de las Fuerzas Auxiliares que llevaba una gran suma de dinero en efectivo, también fue detenido bajo sospecha de estar involucrado en la organización del intento de cruce. Desde agosto, más y más viajeros de Sudán y Sudán del Sur han llegado a  Oujda. Algunas personas huyeron de Libia, y otras del propio Sudán y algunas fueron conducidas a Oujda después de intentos de cruzar la frontera hacia la UE. La situación allí es extremadamente precaria. Llegando, en muchas ocasiones, a haber 400 personas durmiendoen la calle y mendigando comida. Ha habido repetidos ataques brutales por parte de la policía. Se informó de que el 1 de septiembre fue intervenido un café donde se reunían personas de Sudán. El personal del café resultó herido y los clientes, todos ellos sudaneses, fueron arrestados. Los arrestos tuvieron lugar después de una visita a la asociación que es el contacto local de ACNUR, conocida por su poca utilidad práctica.

Las personas duermen juntas en lugares públicos. El 4 de septiembre, alrededor de las 21h, según AMDH Nador, estas personas fueron agredidas por la policía. Según fuentes locales, grupos de personas desaparecen repetidamente y nadie sabe dónde se encuentran. Se informa que las personas aparecen más tarde en Berkane, una ciudad a unos 60 km de distancia, u otras localidades remotas. Se siguen produciendo devoluciones a la zona fronteriza con Argelia. Recientemente algunas personas que habían solicitado asilo fueron trasladadas por la policia a una zona desértica. Una de las personas afectadas informó que, después de unas horas, un conductor de automóvil se ofreció a llevar al grupo de regreso a Oujda a cambio del pago de 100 euros. La sospecha es que esta persona habia sido alertada por la policia de la devolución. La arbitariedad señalando a viajeros a los que se les niega el derecho a una vida digna continua.

1.4 Argelia

Nota: En Argelia, no hay presencia de Alarm Phone, sólo contactos y “amigos de amigos”, por ello la información en esta sección se basa en una pequeña red local y artículos de medios de confianza.

Situación en el mar y de criminalización de las personas argelinas

Desde el levantamiento de Hirak, los activistas argelinos y aquellos que se sublevaron durante el estallido social de 2019-2020 han sido blanco de la represión y vigilancia del régimen. La represión no se ha debilitado. En los juicios de octubre se dictaron sentencias muy duras. Esta represión, combinada con la desilusión tras el fracaso del Hirak, ha llevado al exilio a un gran número de jóvenes, hombres, mujeres y familias. Este fenómeno se ha visto acentuado por la pandemia de la Covid-19. Según cifras publicadas por el Ministerio de Defensa argelino, desde principios de 2021 se han interceptado 4.704 “harragas” [sin papeles], más de la mitad de ellas durante el mes de septiembre. Se sabe que las mujeres, los ancianos y los niños se están echando al mar cada vez en mayor número (veáse este video reportaje “Inmigración ilegal: más de 15.000 argelinos llegaron a España en 2021″).

2021 fue un año particularmente mortal en esta ruta. Casi 500 personas perdieron la vida intentando llegar a España. Entre ellos se encuentran las cuatro personas mencionadas en este artículo. Sus cuerpos fueron encontrados por la guardia costera argelina el 17 de octubre, después de que su barco zozobrara frente a la costa de Argel. Nuestros corazones y pensamientos están con los fallecidos y sus familias.

Afortunadamente, muchas personas logran ejercer su derecho a cruzar la frontera. Según cifras del ACNUR entre el 1 de enero y el 6 de septiembre llegaron a España algo más de 6.000 personas procedentes de Argelia de forma irregular.

Captura de pantalla del tweet. Fuente: Majorca Daily on Twitter

“El fin de semana del 18 de septiembre, 1.500 inmigrantes argelinos lograron desembarcar en las playas españolas en 80 barcos. Pero cuatro barcos se hundieron cerca de la costa, muriendo 50 inmigrantes, mientras otros siguen desaparecidos. Los barcos procedían de Orán, Boumerdès e incluso de Argel. A bordo, había mujeres y niños.” (Fuente: francetvinfo.fr)

Del lado europeo: prácticas de control, detención y deportación por parte de España y Francia

Ante el gran número de llegadas de barcos desde Argelia, España ha adoptado una política de detención y represión contra las “redes de tráfico” que operan entre su territorio y las costas argelinas. Para ello, ha creado brigadas especializadas y ha aumentado el número de operativos para detener a aquellos identificados como traficantes de personas. El modus operandi de los cruces ha cambiado en Argelia. Y en efecto, aunque muchos harragas aún colaboran para comprar y remendar embarcaciones sencillas para intentar la travesía, según este artículo de los medios de la Agencia Anadolu, cada vez son más las personas que pagan hasta 4500 € para hacer el viaje en menos de tres horas. Estos viajes parten del oeste de Argelia.

A la llegada, las autoridades españolas siguen una política de detención y deportación. En este sentido, las autoridades argelinas los apoyan a regañadientes, no les queda más remedio que recuperar a sus numerosos ciudadanos que Europa no quiere acoger. Testimonios y artículos muestran que una proporción significativa de argelinos que son interceptados frente a las costas españolas pasan largas temporadas en centros de detención y luego son deportados en operativos a gran escala. Uno de ellos tuvo lugar el 21 de agosto en ferry a Chazaouet.

A mediados de agosto, se tomaron medidas de seguridad excepcionales para garantizar la detención del gran número de personas interceptadas por los guardacostas españoles frente a las Islas Baleares. De forma automática se detiene a las personas a bordo de los barcos y se identifica a los patrones. Todos los pasajeros corren el riesgo de ser deportados a Argelia. Dudamos mucho que antes de su deportación se esté respetando el derecho a solicitar asilo según el procedimiento legalmente establecido.

En Francia, el aumento de cruces en la frontera suroeste ha provocado desde el verano un aumento de los controles policiales. En septiembre, ocho argelinos fueron arrestados y acusados ​​de transportar personas de España a Francia. En un contexto marcado por la campaña para las elecciones presidenciales de 2022, el gobierno francés trabaja para asegurar sus fronteras y presumir del éxito de su política de deportación, creando esto una cierta tensión en el lado argelino.

Pero sobre todo, las consecuencias de esta política de control y criminalización de las personas en movimiento son trágicamente graves. Recientemente, tres personas murieron atropelladas por un tren en el País Vasco francés. Estas personas, tres jóvenes argelinos, se habían refugiado en las vías del tren para descansar y escapar de los numerosos y agresivos controles policiales de la región.

Del lado argelino: una represión contraproducente

“¡La gendarmería argelina ha hablado de una investigación! ¿Una investigación sobre qué exactamente? ¿Las razones de su desesperación? ¿Su angustia socioeconómica en un país tan rico en potencia, pero incapaz de brindarles el más mínimo rayo de esperanza de una vida mejor? No, una investigación sobre su intento de salir ilegalmente del país”.

Extracto traducido del artículo, “En un mois, deux enfants morts lors d’une tentative de Harraga : les raisons de l’impuissance de l’Algérie face au désespoir des Harragas” (“En un mes, dos niños murieron en un intento de migrar: las razones de la impotencia de Argelia ante la desesperación de los Harragas “).

Como demuestra aquí la ironía del periodista argelino en el artículo, la penalización de Harraga que acompaña al exilio masivo de argelinos, hombres, mujeres, niños y ancianos desde 2019 es absurda. Numerosos testimonios y artículos coinciden en que la crimininalización de las salidas no tiene ningún efecto. Quizás incluso aliente a los argelinos a irse, ya que los juicios y las condenas se consideran una prueba más de la injusticia que prevalece en el país.

“Esta estupidez del régimen argelino finalmente demuestra que no quiere encontrar soluciones reales al mal que está carcomiendo a la sociedad argelina. Se contenta con jugar su papel eterno: represión y hogra …” (Misma fuente que la citada anteriormente)

“Hogra” es un concepto arraigado en la experiencia argelina del colonialismo francés. Describe la humillación, el abandono y la opresión que infligen a una población los poderosos y sus instituciones

El repunte de las salidas desde 2019 se ha visto acompañado de la represión de las autoridades argelinas y de unas políticas destinadas a frenar el fenómeno. La migración irregular se rige por leyes. Mientras que la ley 08/11 se centra en sancionar la entrada irregular al territorio nacional, una ley aprobada en 2009 sanciona el acto de salida del territorio sin documentos y fuera de los puestos fronterizos oficiales. El delito de “salida ilegal del territorio” expone a los ciudadanos argelinos a una pena de dos a seis meses de prisión y una multa de 20.000 a 60.000 DA.

Según nuestro contacto local, el activista Fouad Houssam, actualmente a las personas que intentan salir clandestinamente del país, una vez arrestadas, se les concede la libertad condicional. Esto no se aplica a quienes se identifica como traficantes. A pesar de la fuerza del fenómeno Harraga en los últimos meses y de la participación de Argelia en las tragedias en el mar, el sistema de justicia argelino no ha modificado su respuesta.

Ante la presión europea, las autoridades argelinas pregonan las detenciones entre los futuros migrantes. Así, en agosto tuvo lugar la detención y juicio de unos jóvenes que intentaron partir desde Bejaia (Kabylie).

A medida que aumentaron las operaciones de represión e interceptación en el mar, la estrategia de los exiliados ha cambiado. Según Fouad Houssam, ahora vemos un número significativo de salidas desde la ciudad de Argel. Esto es bastante nuevo. La ruta es más larga y peligrosa, pero evita el riesgo de ser interceptado por parte de la armada argelina. De hecho, en los últimos meses, Alarm Phone fue informada de varios barcos que partieron de Argel (7 de agosto, 18 de septiembre, 1 de octubre, 8 de octubre y 17 de octubre). La ruta occidental sigue siendo la más popular entre los “harragas”,aunque el control por parte de las autoridades es mayor las personas en movimiento siguen encontrando tácticas para evitar ser interceptados por la Armada argelina.

Es importante señalar que los barcos que salen de Argelia no solo hay nacionales argelinos a bordo. De hecho, cada vez más “embarcaciones mixtas” con marroquíes y argelinos parten desde Orán, Mostaganem y Tlemcen, porque desde allí viajar es más barato. H., activista por los derechos de los migrantes en Oujda, informa que la criminalización de los marroquíes en Argelia es un problema preocupante. En septiembre, un grupo de marroquíes fueron interceptados por la Armada argelina, procesados ​​y luego condenados a entre seis meses y dos años de prisión.

Además de marroquíes y argelinos, en los barcos que parten de las costas de Argelia, se encuentran también personas sirias y de países subsaharianos entre otros. Aunque carecemos de información y testimonios sobre qué les ocurre cuando son interceptados.

Todavía y según F. Houssam, la reacción argelina al fenómeno migratorio sigue siendo ambigua:

“En las redes sociales está causando furor el fenómeno, con videos tomados en medio del mar, donde Harragas lanzan mensajes de revuelta contra el sistema argelino, denunciando la injusticia, las desigualdades y la dificultad de la vida allí. Vídeos que muestran jóvenes llenos de felicidad al acercarse a la costa española nos hacen olvidar o incluso ignorar los cientos de desapariciones en el mar. Y son precisamente estos videos colgados en las redes sociales los que alimentan el deseo de muchas personas de diferentes clases sociales de migrar por estas inciertas rutas migratorias.”

Represión a los viajeros subsaharianos.

Como hemos documentado repetidamente en informes anteriores, gracias al trabajo esencial de nuestros compañeros de Alarm Phone Sahara, sabemos que durante casi 20 años Argelia ha practicado una política de caza, detención y deportación masiva de viajeros subsaharianos a Níger. Según la ONU, el país, que no tiene legislación sobre asilo a pesar de su compromiso con la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados, ha expulsado desde 2014 a decenas de miles de migrantes irregulares a través de su frontera.

A continuación las deportaciones documentadas por Alarm Phone Sahara desde agosto:

Los días 3, 25 y 27 de agosto fueron deportadas al menos 1711 personas.
(Au moins 1711 personnes expulsées les 3, 25 et 27 août 2021)

El 29 de septiembre y el 1 de octubre  2169 personas fueron expulsadas de Argelia a Níger en dos grandes convoyes.
(29 de septiembre y 1 de octubre de 2021: 2169 personnes expulsées d’Algérie vers le Niger en deux grands convois d’expulsion).

El 1 de octubre 1275 personas fueron expulsadas de Argelia a Níger en un gran convoy.
(1er octubre: 1275 personnes expulsées d’Algérie vers le Niger dans un grand convoi officiel d’expulsion).

Los días 9 y 11 de octubre 1092 personas fueron expulsadas de Argelia a Níger.

2. Naufragios y personas desaparecidas

El 1 de julio 11 personas se ahogaron en Cherchell, Tipaza, Argelia.

El 3 de julio se encuentra un cadáver en el mar a 10 millas de Valencia, España.

El 3 de julio se encuentra un cadáver en la playa de Bousfer, Argelia.

El 3 de julio 12 personas desaparecen en el mar de Alborán frente a Hoceima, Marruecos.

El 5 de julio se encuentran 2 cadáveres a lo largo de la costa de Cherchell, Argelia.

El 6 de julio un cadáver es arrastrado hasta la playa de El Hamdania, Cherchell, Argelia.

El 11 de julio la Armada marroquí encuentra un barco con 77 personas a bordo que había salido de Boujdour, Sahara Occidental. Al menos una persona fue encontrada muerta. Falta otro barco por encontrar con 23 personas a bordo en su camino hacia Canarias.

El 13 de julio 16 personas mueren en un naufragio en la ruta del Atlántico. El barco ha salido de Boujdour, Sahara Occidental, con unas 30 personas a bordo.

El 14 de julio muere una persona y sobreviven 32, a 5 km de Aguineguín, Gran Canaria, España.

El 21 de julio se encuentra un cadáver en el mar cerca de la playa de la Almadraba, Ceuta, España.

El 23 de julio se encuentra un cadáver en el mar cerca de la playa de Chorillo, Ceuta, España.

El 24 de julio se encuentra un cadáver en la playa de San Amaro, Ceuta, España.

El 27 de julio, se encuentra un cadáver dentro de un kayak en la costa de la ciudad argelina de Mostaganem.

El 1 de agosto 2 cadáveres son recuperados en el mar a 2 millas de la costa de Cherchell, Argelia.

El 4 de agosto al menos 3 personas mueren en un naufragio cerca de la costa de El Aaiún, Sahara Occidental.

El 5 de agosto 42 personas se encuentran desaparecidas después de que los pescadores rescataran a 10 personas de un naufragio frente a la costa de N’Tireft, Dakhla, Sahara Occidental.

El 6 de agosto los cadáveres de las 42 personas se encuentran al norte de Dakhla.

El 6 de agosto se encuentra un cadáver en el mar frente a Cherchell, Argelia.

El 9 de agosto 18 personas mueren en un naufragio frente a la costa de Tarfaya, Marruecos.

El 10 de agosto 14 personas mueren después de que un barco con 46 personas haya estado a la deriva durante 14 días. El barco había zarpado el 28 de julio de Dakhla y fue rescatado por un buque mercante a unos 650 km al sur de las Islas Canarias.

El 10 de agosto Abdelfattah Charkaoui muere al intentar llegar a Melilla por mar.

El 12 de agosto un barco con unas 47 personas que zarpó de Dakhla el 28 de julio es rescatado por un buque mercante a 650 km de Canarias. Desafortunadamente, el rescate llegó demasiado tarde para 13 personas.

El 12 de agosto se recupera un cadáver de un barco pesquero a tres millas náuticas al este del puerto de Cherchell, Argelia.

El 13 de agosto 10 personas se encuentran desaparecidas y 6 sobreviven tras el naufragio de una embarcación en la costa de Boumerdès, Argelia.

El 13 de agosto 3 personas se encuentran desaparecidas tras el vuelco de un barco frente a Mostaganem, Argelia.

El 17 de agosto 47 personas mueren en la ruta del Atlántico. Alarm Phone fue alertado de un barco con 54 personas a bordo que había partido de El Aaiún el 3 de agosto. Dos semanas después, el barco fue encontrado frente a Nouadhibou en Mauritania, a 700 km del lugar de partida. Solo 7 personas sobrevivieron.

El 20 de agosto mueren 52 personas. Alarm Phone había sido alertado de un barco que transportaba a 53 personas antes de naufragar. Solo una persona sobrevivió. Todos los demás se ahogaron después de seis días en el mar y a 250 km de las Islas Canarias.

El 22 de agosto un barco con 65 supervivientes se encuentra a 65 km de Fuerteventura, Islas Canarias, España, al menos una persona permanece desaparecida.

El 22 de agosto 12 personas se eencuentran desaparecidas después de que un barco se hundiera en un lugar no especificado frente a Cherchell, Argelia. 5 personas sobrevivieron.

El 22 de agosto los restos de 2 personas, Abdul Haq Walad Qweil y Abdel Nour, son encontrados en el mar frente a las costas de Cherchell, Argelia.

El 25 de agosto, entre 10 y 11 personas se encuentran desaparecidas después de que su barco se hundiera a 12 km al este de Lanzarote, Islas Canarias, España.

El 25 de agosto se recuperan 3 cadáveres a cinco millas de Lanzarote, Islas Canarias, España.

El 25 de agosto se encuentra un cadáver en la playa de Bahía Sur de Ceuta, España.

El 25 de agosto un cadáver es arrastrado a tierra en la playa de Almina, Fnideq, Marruecos.

El 27 de agosto se encuentran 2 cadáveres. Uno en la playa de Riffiine, Fnideq, Marruecos y el otro en una playa de Ceuta.

El 27 de agosto se encuentra un barco a 500 km al suroeste de El Hierro, Islas Canarias, España. 55 personas habían partido de Dakhla, Sahara Occidental, 12 días antes y 29 personas (muchos de ellos niños) habían perdido la vida durante el viaje. Otra mujer, que estaba embarazada, muere al llegar al Puerto de Arguineguín.

El 27 de agosto al menos 45 personas están desaparecidas tras el naufragio en el norte de Senegal de un barco que viajaba a las Islas Canarias. Solo 14 o 15 personas fueron rescatadas.

El 27 de agosto se encuentra un cadáver a una milla de la costa de Ceuta, España.

El 27 de agosto un barco con 31 personas es interceptado y llevado a Gran Canaria. 5 de las personas a bordo están muertas.

El 28 de agosto 18 personas desaparecieron tras el hundimiento de un barco. El barco había zarpado ocho días antes de Agadir, Marruecos.

El 30 de agosto se encuentra un cadáver en la playa El Hamdania 2, Cherchell, Argelia.

El 31 de agosto se reporta la muerte de 11 personas después de que una embarcación con 42 personas que había salido de Tan-Tan fuera encontrado a 10 millas de Fuerteventura, Islas Canarias.

El 31 de agosto se encuentran 36 cadáveres en la playa de Bir Kunduz, en el Sáhara Occidental, después de que un barco con 86 personas se hundiera en su camino a las Islas Canarias. Se encuentran 22 cadáveres a bordo.

El 2 de septiembre una persona muere mientras intentaba cruzar a nado el rompeolas de Tarajal, Ceuta, España.

El 2 de septiembre se encuentra un cadáver en la zona rocosa de Fontita, Arzew, Argelia.

El 12 de septiembre, dos embarcaciones partieron de Boujdor y sólo una llegó a las islas Canarias; la otra, que transportaba a 28 personas, está desaparecida en el mar (Fuente: Alarm Phone).

El 13 de septiembre muere una persona y otra resulta herida tras caer por un acantilado en la costa de Carboneras, Almería, España. Habían llegado a bordo de una patera.

El 17 de septiembre un barco con 15 personas a bordo zozobra frente a Boumerdès, Argelia, y una persona aparece muerta. Faltan 13 personas. Solo una persona sobrevivió.

El 19 de septiembre un cadáver es arrastrado a tierra en la Playa de los muertos, Almería, España. El 20 de septiembre se encuentra un cadáver en Garrucha, Almería, España.

El 20 de septiembre se encuentran dos cadáveres en Puerto del Rey, Almería, España. El 21 de septiembre se encuentra un cadáver en Playa el Algarrobico, Almería, España.

El 21 de septiembre se encuentra un cadáver en Playa Indalo, Mojácar, Almería, España.

El 21 de septiembre se encuentra un cadáver en Playa Mácenas, Mojácar, Almería, España.

El 21 de septiembre se encuentra un cadáver en la Playa del Lacón, Almería, España.

El 22 de septiembre se encuentra un cadáver en la costa de Melilla, España.

El 27 de septiembre se organiza una protesta en memoria de 9 personas fallecidas y por un “Mediterráneo unificado sin más muertos”.

El 30 de septiembre mueren 57 personas (28 mujeres, 17 hombres, 12 niñes) al naufragar un barco que se dirigía a las Islas Canarias. Sus restos se encuentran a 25 km al norte de Dakhla, Sahara Occidental.

El 4 de octubre 3 personas se encuentran desaparecidas tras un naufragio frente a las costas de Cabrera (cerca de Mallorca), España. E

l 5 de octubre se encuentra un cadáver en la playa de Kheira, noroeste de Dakhla, Sahara Occidental.

El 6 de octubre 2 cadáveres son arrastrados a tierra cerca de Taourta, Sahara Occidental.

El 6 de octubre se recupera un cadáver frente a la costa de Cabrera, Mallorca, España.

El 7 de octubre se encuentra otro cadáver en Cala Figuera, Mallorca, España.

El 7 de octubre se encuentra un tercer cuerpo frente a la costa de Cap Blanc, Mallorca, España.

El 9 de octubre 10 personas mueren en el océano Atlántico después de estar a la deriva durante 19 días. 24 supervivientes son rescatados por un buque mercante a 155 kilómetros al sur de Gran Canaria.

El 14 de octubre, al menos, 4 personas mueren, 3 son rescatadas y 21 siguen desaparecidas tras un naufragio a 37 millas al oeste del Cabo de Trafalgar, Cádiz, España.

El 18 de octubre, se encontrarán 10 cadáveres en diferentes lugares de la costa de Trafalgar, España.

El 14 de octubre una mujer da a luz a mellizos y uno de ellos muere poco antes de ser rescatado al sur de Gran Canaria, Islas Canarias, España.

El 15 de octubre la Armada de Marruecos intercepta un barco que partía de Markajmar, Hoceïma, Marruecos desestabilizándolo y creando pánico. Un número desconocido de personas logró sobrevivir, solo más tarde se encuentra un cadáver.

El 16 de octubre 4 cuerpos son recuperados después de que hundiera una embarcación a 16 millas náuticas al norte de Algier, Algeria. 13 personas sobreviven.

El 17 de octubre se encuentra una embarcación con un cadáver y 44 sobrevivientes cerca de la costa de Gran Canaria, España. Llevaba una semana en el mar.

El 17 de octubre 12 personas permanecen desaparecidas, después de que 2 supervivientes fueron rescatados de un naufragio cerca de la costa de Carboneras, Almería, España.

El 22 de octubre Alarm Phone recibe una alerta de una embarcación en la ruta atlántica. En el barco se encontraban 13 mujeres, una niña de siete años y 38 hombres. Había partido de Tan Tan, Guelmin, Marruecos hace 5 días. 52 personas permanecen desaparecidas.

El 23 de octubre pescadores encuentran un cadáver flotando cerca a la playa Sidi Abed, Hoceima, Marruecos.

El 24 de octubre Alarm Phone recibe una alerta de una embarcación que había partido de Dakhla el 16 de octubre. 49 personas pudieron ser rescatadas tras pasar casi dos semanas en el mar a 185km al sur de Gran Canaria, Islas Canarias, España. El rescate llegó demasiado tarde para un niño que murió durante su intento de llegar a las Islas Canarias.

El 24 de octubre se encuentra un cuerpo en la playa de Melilla, España.

El 29 de octubre Alarm Phone recibe una alerta de una embarcación en apuros con 52 personas a bordo en dirección a las Islas Canarias e informa las autoridades españolas. Durante la operación de rescate desaparece una persona.

// include wp-footer wg cookies