Detenido y deportado en Marruecos un miembro de AlarmPhone

El viernes 30 de noviembre, alrededor de las 20:00 horas, un miembro del Alarm Phone fue detenido en el centro de la ciudad de Tánger(Marruecos). Estaba de camino a casa después de encontrarse con unos amigos cuando la policía lo detuvo y le pidió sus documentos. Él y otras dos personas fueron arrestadas y llevadas a una comisaría de policía donde tuvieron que permanecer en condiciones altamente antihigiénicas. Nos dijo que cada vez más personas fueron arrestadas durante la noche y llevadas a su celda.

A la mañana siguiente, más de 30 personas fueron obligadas a subir a un autobús y llevadas al sur de Marruecos (una estrategia que Marruecos ha estado siguiendo desde 2015, pero especialmente durante y después del verano de 2018). Estuvieron esposados durante todo el largo viaje en autobús. Al final, ni siquiera los dejaron en la ciudad de Tiznit, sino que fueron abandonados a un lado de la carretera, a unos 10 kilómetros de distancia de Tiznit, en medio de la noche. Después de pasar por esta odisea, tuvieron que caminar otras 2 horas para llegar a una estación de autobuses y esperar un autobús que los trajera de vuelta al norte de Marruecos. Nuestro colega sigue en camino de regreso a Tánger.

Varios miembros de Alarm Phone y miles de personas más han experimentado esta forma de asalto violento después de que la policía los arrestó y los arrestó basándose completamente en un perfil racial. Condenamos esta práctica cínica y nos solidarizamos con todas aquellas personas que siguen luchando por una vida digna mientras se enfrentan a estas brutales medidas de las autoridades marroquíes. Estas medidas continúan mientras Marruecos intenta presentarse como un buen anfitrión en el Pacto Mundial para una “migración segura, ordenada y regular” en Marrakech dentro de unos días.

 

// include wp-footer wg cookies