La Industria Europea de las Devoluciones en Caliente por Mar

Introducción

En febrero del 2019, Fabrice Leggeri, el director de la agencia europea de fronteras Frontex anunció que no hubo una “crisis ardiente con el cruce irregular en las fronteras exteriores”, refiriéndose al descenso del llegadas entre 2017 y 2018. Y sin embargo sugirió que necesitaban controles fronterizos más fuertes. A medida que los cruces de frontera a España y Grecia aumentaron durante el año pasado, la disminución general de las llegadas por vía marítima en 2018 se debe a la ofensiva de Europa contra los migrantes que salen de Libia. Con alrededor de 23 mil llegadas a través de la ruta del Mediterraneo Central, el número de llegadas disminuyó en casi 100 mil personas el año anterior. Esta dramática caída no se debe a una disminución de la necesidad o la voluntad de las personas para cruzar, si no simplemente al efecto de una práctica sistemática de contención y disuasión que Europa lleva a cabo junto con sus aliados. En la actualidad, las violentas crisis producidas por el régimen fronterizo europeo tienen lugar no solo en las fronteras marítimas exteriores, si no también en otros lugares, como en los espantosos campos de detención de Libia.

Podemos hablar de una verdadera “industria de la devolución” que ha surgido en el Mediterraneo Central, dónde una serie de autoridades conspiran para secuestrar a quiénes escapan en el mar y devolverlos a campamentos inhumanos dónde se cometen diariamente graves atrocidades. También los barcos comerciales, como ha documentado repetidamente Alarm Phone, son parte de esta industria en la que los gobiernos europeos, las instituciones de la UE, los aliados en el norte de África y en otros lugares, así como los operadores comerciales, organizan sistemáticamente violaciones de los derechos humanos y la violación de las leyes del mar. También en el Egeo hemos sido testigos y documentado repetidamente operaciones de “devolución en caliente” tanto en el mar como las fronteras terrestres, mientras que en el Mediterraneo occidental, el gobierno español está probando nuevas vías para el retorno sistemático de los rescatados a Marruecos.

A la luz de este ataque concertado contra las movilidades de los migrantes y los derechos humanos, se necesita una lucha colectiva desde abajo, tanto en el mar como en tierra. A finales de febrero y principios de marzo, Alarm Phone se unió a una reunión transnacional en Barcelona, dónde personas de España, Italia, Túnez, Bélgica, Francia, Suiza, Alemania y otros lugares, se reunieron para formular estrategias sobre cómo prevenir la muerte en el mar, para contrarrestrar la “industria de refoulement” y para crear ciudades abiertas y acogedoras para aquellos rescatados en el mar. Casi todos los rescatadores marítimos no gubernamentales estuvieron presentes, así como activistas de una serie de iniciativas como Welcome2Europe, Sea Bridge y Solidarity City, y representantes de las alcaldías progresistas de Italia, Alemania e Italia.

Nos preguntamos acerca de como nosotros, como movimientos de base, agentes  de la sociedad civil, rescatistas del mar y alcaldias, podriamos trabajar hacia una reapertura de los puertos europeos para los rescatados. Nos planteamos la cuestión de si es hora de crear un centro de rescate civil, ya que  los  centros oficiales de coordinacion de rescate maritimo de Europa, en concreto los de Italia y Malta, han dejado de cumplir su mandato y rechazan su responsabilidad de coordinar las operaciones de rescate.Tambien discutimos acerca de como podríamos apoyar a aquellos que lograron alcanzar sus destinos deseados. Debido a los continuos cambios es, desde luego , bastante dificil para nosotros evaluar como se desarrollará la situación en el mar Mediterraneo en los proximos meses, pero en cualquier caso estamos seguros de que debemos continuar con nuestras iniciativas y fortalecer las formas transnacionales de resistencia para abrir corredores de solidaridad, desde el mar hasta las ciudades.Las 200 mil personas que marcharon por las calles de Milán a principios de marzo pidiendo puertos abiertos, protestaron por el “decreto Salvini” y por las crecientes desigualdades sociales y económicas en el país que mostraron a Italia y al mundo que se puede formar un movimiento de masas en torno al tema de la libertad de movimiento .

DESARROLLO EN LA REGIÓN DEL OESTE DEL MEDITERRANEO

TRAVESÍA MARÍTIMA: ULTIMOS SUCESOS

Según ACNUR, hasta el 17 de marzo, 6.647 viajeros lograron llegar a España a través de la ruta occidental en 2019, de los cuales 5.491 llegaron a través del mar (incluidas 105 personas por la ruta del Atlántico a las Islas Canarias). La ruta del Mediterráneo occidental es, por lo tanto, la ruta más frecuentada hacia Europa a través del Mar Mediterráneo. Al mismo tiempo, el número de llegadas está disminuyendo debido a las campañas represivas en Marruecos y los desarrollos políticos en España que afectan las operaciones de búsqueda y rescate en el Estrecho de Gibraltar y el Mar de Alborán (ver más abajo). El Ministro de Interior español, Fernando Grande-Marlaska, declaró que un total de 849 viajeros llegaron a España en febrero de este año, cifra que es 300 personas menos que en el mismo mes de 2018, cuando 1.158 ingresaron a España.

El paso por mar sigue siendo peligroso, y desde principios de 2019, al menos 118 personas murieron en el mar entre Marruecos y España. Al enumerar algunos de los incidentes letales aquí, no queremos anonimizar a los fallecidos ni pensar en ellos simplemente como números, sino documentar la pérdida de estas vidas para no olvidarlas. Nuestras profundas condolencias a los amigos y familiares de los desaparecidos y muertos.

El 6 de febrero, de un convoy de más de 40 viajeros, al menos una persona se ahogó y otras dos desaparecieron cerca de la costa de Tánger.

El 11 de febrero, un bote de goma con 12 viajeros a bordo volcó cerca de la costa marroquí cerca de Ashakkar. Sólo 9 personas sobrevivieron a la tragedia. Fueron detenidos en la comisaría de Tánger y deportados a sus países de origen. No pudimos confirmar lo que les pasó.

El 28 de febrero, un bote de goma que transportaba a 6 pasajeros volcó cerca de Tánger. Dos cuerpos fueron encontrados en tierra días después. Se identificó una mujer de Guinea y un camerunés de 25 años llamado Mboma Alefta. Que descansen en paz. Los demás pasajeros siguen desaparecidos.

El 3 de marzo, un cuerpo no identificado fué arrojado por las olas a la costa de Ceuta, en el Estrecho de Gibraltar.

El 14 de marzo, 45 personas se ahogaron en el mar de Alborán. Solo 22 supervivientes fueron rescatados por el Marina Real de Marruecos.

EL SISTEMA OPERATIVO ESPAÑOL SAR: SUCESOS PRINCIPALES

El gobierno español anunció que trabajaría en medidas para reducir las llegadas a España en un 50% en 2019, ya se han aplicado cambios prácticos durante varios meses y se están considerando nuevos planes sobre cómo cerrar más la ruta del Mediterráneo occidental. En primer lugar, hay cambios importantes en el sistema SAR español. Desde agosto de 2018, la policía militar Guardia Civil, que reporta directamente al Secretario de Estado para la Seguridad, está a cargo de la organización de rescate española Salvamento Marítimo (SM). La Guardia Civil es ahora gerente del centro de coordinación de SAR, lo que significa que define su composición, dirige sus operaciones y propone nuevos procedimientos. Evidentemente, la Guardia Civil sigue una lógica de “protección” en la frontera en lugar de invertir en un sistema de búsqueda y rescate mejorado.

Desde el 20 de diciembre de 2018, SM no puede publicar sobre las operaciones de rescate en las redes sociales y sus empleados no deben hablar con los medios ni hacer declaraciones sobre la llegada de viajeros. Los oficiales de la Guardia Civil pueden unirse a las misiones SAR de Salvamento como “refuerzo de seguridad”, aunque no está claro bajo qué criterios. El plan del PSOE es frustrar aún más el patrullaje activo de SM a lo largo de las costas mediterráneas. No dejarán de atender los naufragios, pero esperarán las llamadas de socorro antes de abandonar los puertos. Esto será desastroso en los casos de socorro urgente, ya que los recursos de rescate necesitarán más tiempo para llegar a la escena de peligro. Con estas medidas, el estado español intenta transformar el Salvamento Marítimo de una organización SAR a una agencia de control de fronteras, a la que también se oponen los empleados de SM.

El gobierno también planea expandir el área de responsabilidad de SAR marroquí y equipar mejor a la Armada marroquí para las operaciones de SAR, proporcionándoles dos lanchas rápidas adicionales y presionando a la Comisión Europea para obtener más asistencia financiera para Marruecos. Mientras tanto, la cantidad de activos de SM se está reduciendo mientras que sus aviones SAR aún no tienen un sistema de radar en funcionamiento, ahora por más de 6 meses. Las tripulaciones de los activos del SAR están buscando los barcos en peligro a ojo, lo que indica que es muy difícil ver un velero o un bote sin la ayuda de esos radares. Además de transformar las misiones de rescate en operaciones de control fronterizo a lo largo de su línea costera, España intenta bloquear cualquier otra iniciativa de la sociedad civil en la situación del SAR también para el Mediterráneo Central. Desde enero, dos barcos de ONG están bloqueados en puertos españoles, Aita Mari de la ONG MayDayTerraNeo en Bilbao y Open Arms de ProActiva Open Arms en Barcelona. El gobierno español justifica el bloqueo por razones bastante vagas relacionadas con asuntos de “legalidad” y “seguridad”.

El periódico El País informó el 21 de febrero que el gobierno español había llegado a un acuerdo con el gobierno marroquí según el cual SM podría desembarcar personas rescatadas en el mar en el puerto más cercano, que a menudo sería un puerto marroquí. Los miembros de SM han planteado grandes preocupaciones. Los rescatados después de arriesgar sus vidas protestarán y se rebelarán contra su retorno forzado a un lugar del que buscan desesperadamente escapar, lo que ha ocurrido antes, durante un desembarco en Tánger / Marruecos. Poco después, Marruecos rechazó que tal acuerdo con España se hubiera encontrado y dos días después, también el ministro del Interior español, Grande-Marlaska, confirmó que SM no empujaría a los viajeros rescatados a los puertos marroquíes. Queda por ver cómo se desarrolla este tema, también en vista de las elecciones generales en España que se llevarán a cabo el 22 de abril, posiblemente con fuerzas de derecha con poder en el parlamento español.

VOCES Y LUCHAS DE LAS MUJERES MIGRANTES

“Las historias de mujeres que luchan a través de las fronteras marítimas rara vez se escuchan. Cuando las escuchamos, las mujeres a menudo son retratadas simplemente como víctimas subordinadas, explotadas y pasivas que dependen de compañeros masculinos, y que carecen de proyectos individuales de migración y de agencia política. El borrado de su agencia y sus voces es también el efecto de las narraciones hegemónicas de la migración a Europa, en la que ‘el migrante’ se imagina habitualmente como joven, sano y masculino, una figura más abstracta que un ser humano, comúnmente construida como un tema peligroso contra el cual se legitiman las políticas de control de fronteras y de disuasión. Reporte de Alarm Phone, 22 de Marzo, 2018

// include wp-footer wg cookies